miércoles, 9 de noviembre de 2011

A CORAZÓN ABIERTO

Un día encontré una llavecita, estaba colgada en lo más alto del cielo; cerca de un desconocido destino, lleno de generosa potencial aventura, donde la construcción de una seguridad física y emocional era una de las puertas que, desde la época de lactancia, esta curiosa llavecita se encarga de abrir.
Lentamente, con unos finos hilos dorados, fui entretejiendo un mundo, un laberinto donde me sumerjo para recorrer los diferentes espacios de la existencia humana.
Cuando logre aceptar algunos momentos, me encontré frágil y herida; luego de ir recorriendo densos pasillos, un día, logre agarrar esa llavecita colgada en lo mas alto del cielo, en ese instante el dolor en vida comenzó a transformarse en tristeza al reconocer una herida en el corazón abierto.
Aunque dentro de ese espacio sagrado, y con cada rincón descubierto, pude llevar cierta conciencia transformada del inicio de un entendimiento que me hace viajar desde el ego directo al corazón.
Con ese encuentro sanador, no puedo dejar de abrir la puerta del amor, revelación que aclara brumas y me despierta nuevos sentidos. Al cruzar el umbral voy tratando de integrar cada partecita que el propio calor nutre, alimenta, donde el Sol me distingue y se expresa.
Es una Nueva Vida donde el corazón siente compasión, los viejos prejuicios se derrumban, y los enojos quedan en el pasado.
Por eso es maravilloso que haya encontrado esa pequeña llave, que muy lentamente, un día, abrió esa puerta unida a la lactancia, y que me dejo frente a la vida a Corazón Abierto, llevándome a ser la propia guardiana de mis profundos mundos, mientras ella sigue allá en lo mas alto del cielo.
Llavecita conectada con el Universo a puro Corazón...


(Aclaración... hace unos días encontré mi Carta Natal que tenía enmarcada con rastros de contacto con humedad... al tocar la pared esta seca... muchos de los símbolos se deformaron... menos Quirón... Venus... Neptuno... así que recurrí al Tarot de Madre Paz... y al Oráculo de la Mujer Sagrada... y junto a la nueva imagen de mi Carta... escribí estas palabras)

jueves, 3 de noviembre de 2011

ENCUENTRO ESPECIAL

Hace unos meses una persona conocida me invita a participar de un encuentro Esotérico, me pareció interesante para darme cuenta de un comienzo, algo que lentamente viene dando forma a mi vida.
Lejos me siento de tener capacidades fuera de lo común, mucho menos poder tener una comunicación por fuera de lo conocido humanamente. Pero en mi caminito como astrologa se que la capacidad para interpretar y comunicar a un otro su mapa natal, me resulta enriquecedor y fertil para mi conocimiento, como reflejo de la vida la actividad que elegí no tiene un límite, siempre se aprende mas.
Sabía que me iba a encontrar en un espacio donde otras personas tienen sentidos profundos muy desarrollados, y que era muy probable que en el segundo inicial no hubiera nadie conocido con anterioridad.
Pero a los pocos minutos de llegar, una mujer viene y me dice "te conozco". Ultimamente la memoria no es la mejor de las virtudes, hice el esfuerzo y comence a recorrer lugares donde nos podiamos haber cruzado. Como no podia ser de otra manera, era en la casa de mi Maestra.
Sin que pase mucho tiempo, viene otra con el mismo planteo, y para no sorpresa tambien el lugar del primer encuentro era el mismo, con la diferencia que habia sido unico, un solo cruce. Esta mujer hasta recordaba lo que me habia dicho ese día, que iba a publicar el libro y que me veía trabajando dentro de estas disciplinas, casi un año despues nos volviamos a encontrar sobre un puente participando de este encuentro. Por supuesto, en mi mesa estaba el libro editado.
Estas no fueron las unicas sopresas, en la mesa de al lado se sento una señora que era tan agradable y positiva que nos hicimos amigas más alla del tiempo, es mas estamos en contacto en el ahora. 
No suelo ser una persona que sienta muchas veces rechazo por otras, por eso cuando me sucede le presto atención, y admito que he hablado casi hasta con las piedras, menos con una que aunque pasamos los tres días en el mismo lugar, si no la veía algo me decía que era mejor, y para mi sorpresa el domingo final se lo conte a las dos mujeres con quienes comparti la mayor parte del tiempo, las dos coincidieron conmigo, y eso que las "brujitas" eran ellas.
Algo muy interesante, que en realidad forma parte de lo cotidiano, fue vivenciar un momento donde podia reconocer parte de mi propia cualidad energética. En las clases de Astrología siempre escucho como muchas de mis compañeras reniegan con determinados escenarios, lo que habitualmente se llaman Casas Astrologicas, y hay una en particular que hace que a muchos los pelos se le pongan de punta, ya que se la presenta como el ambito de los enemigos ocultos, lo mas profundo del inconsciente, la perdida total de la individualidad, aunque no significa que todo eso se vivencie ya que en realidad para nuestra vida cotidiana todo lo que se viva en ese escenario solo forma parte de una confusión, no lo tenemos al alcance de lo comprensible para nuestra mente.
Pero llegado un momento lograr ver como funciona, aunque sea muy sutil resulta más que interesante, y en esos tres día paso algo que me hizo reir mucho, y justamente resultaba un gracioso ejemplo de mi propia casa doce. Que por supuesto comparti en clase y me parece dió un lindo puntapie para que el resto del grupo pudieran encontrarse en ese lugar, y quitar el miedo inicial que produce la teoría.
La verdad que sin darme cuenta, no fue hace mucho que descubrí el mecanismo, y siempre fue algo que me molestaba, que no lo entendia, realmente me hacia sentir mal.
Resulta que mi propia casa doce no tiene un planeta que la habite, entonces solo tengo una cualidad que se manifiesta y no es ni mas ni menos que mi Géminis, ese modo que toma forma de chusmerío por momentos. El tema se completa al buscar al pequeño planeta que dirige esa especialidad, y mi querido amigo Mercurio en mi mapa natal vive en el escenario del otro, la casa siete.
Por ende, el funcionamiento es simple, si alguien anda diciendo algo sobre mi, viene un tercero y me lo cuenta. Juro que no falla nunca jajajajaja, y aunque tal vez a simple vista no me incluye, igualmente por algo es a mi a quien le cuentan lo que tal vez se rumorea por detrás.
La vida es así... a todos nos toca algo.